Quienes Somos

SOBRE QUM

imagenold

QUM somos la cuarta generación dedicada a la transformación del vidrio a través de la técnica del vidrio soplado con soplete.
En 2008, bajo el nombre de Figaro Vidrio y tras habernos dedicado durante algunos años a la fabricación de aparatos para laboratorio, hemos vuelto a recuperar la parte más artesanal de este oficio del vidrio soplado.

 

QUM joyas es la cuarta generación dedicada a la transformación del vidrio.

Nuestra historia
Nuestra tradición artesana se remonta a inicios del siglo XX, cuando entre 1920 y 1930 Félix Arias se marcha de Madrid a Bilbao para encargarse de la fabricación de las famosas lámparas “TITÁN”  en la fábrica de “Eguren”.
En aquella época estas bombillas se soldaban a mano y de aquellas más especiales que requerían mayor destreza se encargaba Félix Arias
Ya en 1960, Santiago Arias, hijo de Felix, junto a su hermano Luis, funda la empresa VITRIAS dedicada al suministro de material de vidrio soplado para laboratorio.
En 1980, Marcelo Arias, hijo de Santiago, abre su taller de vidrio en Valencia compaginando la artesanía con el vidrio científico.
QUM   es un proyecto que nace fruto del esfuerzo e ilusión. Somos la cuarta generación de esta larga historia dedicada a la transformación del vidrio.
 

QUM es un proyecto que nace fruto del esfuerzo e ilusión de dos artesanas Valencianas.

fotoenaraqum

Proceso artesanal

conhorno

En nuestro taller, dos son los elementos básicos que empleamos para dar forma a nuestros diseños: el Vidrio y el Fuego. Empleamos vidrio de Murano y vidrio de borosilicato, este último menos conocido, que se emplea para la elaboración de aparatos de laboratorio por su alta resistencia y durabilidad
Con la llama que desprende el soplete calentamos el vidrio hasta que adquiere una cierta viscosidad, lo que nos permite trabajarlo y modelarlo a nuestro antojo.

El trabajo del vidrio soplado con soplete permite el uso de diferentes técnicas con las que abordar cada diseño. El uso de una u otra técnica da como resultado las diferentes apariencias, tonalidades y acabados.

La pieza, una vez finalizada, se hornea. La temperatura del horno permite templar el vidrio y quitarle así “tensiones” evitando posibles fracturas.  Gracias a este cuidadoso proceso se consigue que sea más resistente y duradera.
Para el montaje final empleamos diferentes materiales, todos ellos de calidad.
En cada una de nuestras piezas hay una descripción en la que se especifica el tipo de vidrio, la técnica empleada para su elaboración y el tipo de material utilizado en el montaje.

Garantizamos que todas nuestras piezas están hechas totalmente a mano, una a una y que cada una de ellas es única y exclusiva.

imagen333